viernes, 20 de septiembre de 2013

Cupcakes de plátano con delicioso bocado de chocolate

Llevo unos días pensando en los cupcakes que podría hacer. Hay tantas posibilidades que realmente un@ se vuelve loc@. La decoración es lo segundo que también me hace pensar, y mucho, quiero que sea atractivo para la vista, no repetitivo, con color pero sin acosar la vista del lector, en fin, que me como mucho la cabeza y a veces soy muy muy perfeccionista. En esta ocasión, para ser sincera, la receta iba a ser otra, concretamente Cupcakes de plátano con leche condensada, pero claro, llega el momento de coger la leche condensada que ha pasado todo el verano en el armario de las chuches (ya que se me olvidó meterla en la nevera una vez abierto), y no os quiero contar el telele que casi me da al oler semejante cosa. Por tanto, y antes de que anochezca y no pueda hacer las fotos, tiro de tableta de chocolate rica rica, y aquí no ha pasado nada. Queda pendiente ésta que os comento. Pues nada, que me voy ya. Hasta la próxima...








Para realizar esta receta necesitamos:

2 Huevos
270 gr. harina de trigo (Una vez pesada, la tamizamos)
125 aceite de girasol
200 gr. azúcar moreno
1 yogurt de plátano
1/2 cucharadita de esencia de vainilla
1 plátano en trozos pequeños
2 cucharaditas de levadura Royal (tamizamos junto con la harina)

Frosting:

200 gr. azúcar glass
150 gr. mantequilla sin sal
1/2 platano machacado
3 cucharadas soperas de leche

Decoración:

Rodajas de plátano
Onzas de chocolate
Pequeñas lascas de chocolate

Receta:

Precalentamos el horno 160ºC calor arriba y abajo. En un bol echamos el azúcar y el aceite, con unas varillas manuales mezclamos bien. Añadimos un huevo, integramos bien, añadimos el otro huevo y hacemos lo mismo. Echamos la mitad de la harina, mezclamos con movimientos lentos, añadimos el yogurt, mezclamos, echamos el resto de la harina y removemos hasta tener una masa homogénea. Añadimos la esencia de vainilla y mezclamos hasta que se integre. Por último, echamos el plátano en trozos pequeños. Cuando la tengamos esto listo, vertemos la masa sobre las cápsulas (rellena hasta la mitad, un pelin más), lo llevamos al horno unos 20 minutos. Comprobamos con un palillo que no mancha y los sacamos. Los tenemos 2 minutos en la bandeja y los pasamos a una rejilla hasta que enfríen. 
Para el frosting, esta vez usé una batidora normal y corriente, puse todos los ingredientes juntos y batí un buen rato hasta que obtuve una crema apta para la manga pastelera. Como vi que todavía podía quedar mejor, la metí en la nevera unos 10 minutos (es lo que tiene ir probando medidas nuevas...). Ya estaba lista para usar. Espero que os animéis...