viernes, 20 de diciembre de 2013

Polvorones de chocolate con "lluvia de coco"

Pues esta si que creo que va a ser la última receta de este año. He decidido hacer unos polvorones de chocolate con algo de coco, digo algo, porque no a todo el mundo le gusta el coco. Y que gusto da hacer este tipo de postres en casa, aunque, con lo que va a subir la luz, voy a tener que optar por postres fríos, que también está muy bien. Y nada más, que ya os he dejado dos recetas seguidas de postres navideños, y que salvo que se me ocurra algo más, ahora si que si me despido hasta el año que viene. ¡Besos!


















Ingredientes:

-150 gr de manteca ibérica de cerdo (yo la compro en el Mercadona, en la zona de las bandejas de carne...)
-150 gr de azúcar glass
-70 gr de almendras trituradas
-300 gr de harina
-Coco rallado
-Cacao

Receta:

En primer lugar precalentamos el horno a 160ºC. En la bandeja del horno ponemos papel vegetal y echamos la harina (esto lo hacemos para quitarle la humedad y asi adquiera dureza). La tendremos unos 25 minutos, durante este tiempo, abriremos el horno de vez en cuando para para remover con una cuchara de palo, unas 3 o 4 veces. Echamos la harina sobre la mesa de trabajo y dejamos que enfríe un poco. Añadimos la manteca, el azúcar glass, y las almendras ya trituradas (puedes triturarlas en un mortero). Amasamos hasta tener una masa que no se nos pegue a las manos. Dividimos la masa. En la primera echamos coco al gusto (una cucharada sopera, depende de si te gusta o no) y en la segunda, lo mismo, al gusto, yo eché como 2 cucharadas de cacao o asi, hasta que vi que quedó morenita la masa. Amasamos lentamente y estiramos la masa entre dos papeles de film, dejamos las masas con un grosor de 1'5 cm (que queden gorditos). Al horno 160ºC precalentado. Los tendremos unos 15 minutos calor sólo arriba. Yo la bandeja la puse en el medio del horno. Pasado este tiempo, dejamos que enfríen en la misma bandeja (son delicados y si no se romperán) y preparamos otra bandeja con otra tanda y así hasta terminar. Por último, y si te apetece, espolvorea por encima el coco rallado.