viernes, 13 de diciembre de 2013

Galletas con cremita de limón

Hoy os traigo unas galletas que están riquísimas. Con ingredientes fáciles de conseguir o de tener en casa. Se hacen en un periquete y no os imagináis como huele la masa. Fáciles de conservar en una caja de galletas, aunque están tan buenas que os digo yo que no entran en la lata. Y bueno, como está tan de moda poner Navidad modo ON, pues yo no lo voy a poner, ¡ea!, me planto. ¡¡Y que vivan las que no estamos abanderadas!!. Un abrazo y a seguir horneando...

















Receta inspirada en del blog Kanela y limón.

Ingredientes para las galletas de vainilla:

160 gr. harina
1 sobre de preparado de pudín de vainilla
100 gr. mantequilla (temperatura ambiente)
70  gr. azúcar glass
1 yema de huevo
1 pizca de sal

Ingredientes para las galletas de chocolate:

160 gr. harina
1 sobre de preparado de pudín de chocolate
100 gr. mantequilla (temperatura ambiente)
70  gr. azúcar glass
1 yema de huevo
1 pizca de sal

Cremita de limón:

100 gr. mantequilla (temperatura ambiente)
300 gr. azúcar glass
Zumo de un limón

Receta:

Para hacer las galletas de vainilla, mezclamos el azúcar glass con la mantequilla (yo lo hice con cuchara de madera), hasta obtener una textura cremosa. Añadimos la yema de huevo y mezclamos bien. Tamizamos la harina, el sobre de pudín de vainilla y la pizca de sal, se lo añadimos todo a la mezcla anterior hasta obtener una masa homogénea. Hacemos una bola, envolvemos en papel film y a la nevera (yo teñí una parte de la masa de vainilla con colorante alimentario Wilton). Mientras precalentamos el horno 160ºC calor arriba y abajo. Preparamos las galletas de chocolate de igual manera que las anteriores y a la nevera. Ya tendremos fría la masa de galletas de vainilla. La estiramos sobre papel film y elegimos el cortapastas que más nos guste. Metemos la primera tanda de galletas en el horno unos 10-12 minutos, que no se doren (en mi horno, 10 minutos y quedaron muy ricas y blanquitas). Dejamos enfriar sobre una rejilla. Sacamos la masa que nos queda en la nevera (la de chocolate) y hacemos exactamente lo mismo que con las de vainilla. Ahora, para la cremita de limón, batimos la mantequilla con el azúcar glass hasta obtener una textura cremosa, añadimos el zumo de limón y seguimos batiendo hasta tener la textura apropiada para untar. Montamos las galletas a nuestro gusto.