sábado, 12 de diciembre de 2015

Gingerbread men cookies

Navidad, Navidad, dulce Navidad... pues si, que rápido pasa el tiempo que ya vuelve a ser Navidad. Desde luego cuando tienes hijos, las navidades son más especiales, te hacen sentir esa magia, esa ilusión, que parece que con los años perdemos y de repente recuperamos,  al menos yo me siento así... Y queriendo dar una alegría a mi hijo, me decidí por estas galletas tan bonitas, tipicas de Navidad en Centro Europa, y de una masa especialmente aromática debido a la mezcla perfecta de especias  (jengibre, canela, clavo...). Es una de las recetas que más me ha gustado hacer, y el olor que sale del horno, una vez más, es maravilloso.











Ingredientes:

-250 gr. Harina de trigo
-150 gr. Mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
-60 gr. Azúcar blanca
-50 gr. Azúcar moreno
-1 cucharadita de canela en polvo
-2 cucharaditas de jengibre en polvo
-1 cucharadita de clavo en polvo
-1/2 cucharadita de bicarbonato
-Una pizca de sal
-1 huevo M

Para decorar:

-Fondant blanco, azul claro, rojo y morado o lila (en supermercados Aldi podéis encontrar fondant a muy buen precio)

Receta:

Tamizamos la harina, las especias (jengibre,  canela y clavo) el bicarbonato y la sal, reservamos. Por otro lado batimos con unas varillas eléctricas o si no tenemos, con unas varillas manuales, pero muy enérgicamente, la mantequilla y los dos tipos de azúcar, hasta conseguir que se integren muy bien, le añadimos el huevo y seguimos batiendo hasta que se integre también. Para añadir los ingredientes secos (harina, especias, bicarbonato y sal) utilizaremos una cuchara de madera, lo integramos bien hasta que quede una masa homogénea. Hacemos una bola con las manos. Dividimos la masa y entre dos papeles de film o papel de horno la estiramos, con un grosor de unos 0,5cm. Lo llevamos a la nevera. Mientras Precalentamos el horno 180°C, calor arriba y abajo, cuando éste caliente el horno,  sacamos de la nevera la masa y con nuestro cortador con forma de hombrecillo, iremos cortando las galletas. El resto de la masa, permanecerá en la nevera hasta hacer la siguiente tanda. Las Horneamos durante 10 minutos aproximadamente. Dejamos enfriar completamente sobre una rejilla. Decoramos con fondant.

Detalles a tener en cuenta:

Con el cortador de galletas que he utilizado, de tamaño mediano, salen unas 16 galletas.
Si os cuesta encontar clavo en polvo, machacar en un mortero un puñadito de clavo y después pasarlo por un colador.
Si no encontráis el color morado o lila de fondant, mezclar fondant azul claro y rojo, hasta conseguir la tonalidad deseada.
Yo estire un total de 4 planchas de masa de galleta, las fui sacando a medida que se iban haciendo las galletas, de esta manera la masa permanece fría y al cortar, no se deforma la galleta.