jueves, 5 de enero de 2017

Tronco de turrón blando

Después del empacho de estas navidades y faltando aún el roscón de reyes, he querido acabar con la última tableta de turrón blando que me quedaba, teniendo en cuenta que este año he hecho mi primer turrón casero, puedo decir que será la última vez que lo compre, ya que he descubierto que hacer turrón en casa es posible!. Y para despedirlo por todo lo alto, he querido hacer un pastel de turrón.



Que puedo decir yo del sabor a ver... pues que está delicioso, que es suave, es delicado, que tiene un sabor intenso a turrón... y además, eso de encontarte un trocito de almendra en algún bocado que otro, ya lo hace maravilloso.


¿Veis la forma tan bonita que tiene? Pues eso es gracias al molde de Silikomart FROZEN BUCHE , con el podemos crear troncos perfectos en versión fría o semifria.




La verdad que he flipado cuando he quitado la lámina de silicona y he visto el dibujo tan bonito que dejaba. Es uno de los moldes más bonitos que tengo. El kit lleva además del propio molde, dos láminas de silicona, una con este dibujo de copos de nieve y la otra es lisa, esa ya para otro tipo de ocasiones. Para darle ese toque aterciopelado blanco que se ve en la foto, he utilizado el spray de Silikomart WONDER VELVET WHITE. Vamos que estoy requetecontenta con el kit. Gracias Silikomart por enviarme estos moldes tan chulis.


Ingredientes:

-1/2 litro de leche
-1 tableta de turrón blando
-400 ml de nata líquida para cocinar
-250 gr. Azúcar blanca
-2 sobres de cuajada en polvo Royal

Receta:

Partimos el turrón en trozos y reservamos. Por otro lado, en un cazo grande ponemos la leche, la nata líquida, el azúcar y los sobres de cuajada.  Utilizamos una batidora y batimos bien hasta que se integre todo por completo. Lo ponemos al fuego, cuando esté caliente (que no hierba) echamos los trozos de turrón e iremos removiendo a fuego bajo, hasta que se deshaga totalmente. Ya tendremos preparado el molde del tronco con la lámina de silicona elegida  (como en la foto). Vertemos la mezcla hasta arriba y dejamos que enfríe a temperatura ambiente. Después lo llevamos al congelador unas 4 horas. Desmoldamos con cuidado sobre una bandeja y servimos. Si veis que está muy duro, esperar unos minutos antes de consumir.

Detalles de la receta:

-Yo lo metí en el congelador unas horas para que se marcará bien el dibujo de los copos de nieve. Si no tenéis este molde, lo podéis hacer en un molde redondo cualquiera, en este caso lo metéis en la nevera unas horas hasta que cuaje.