jueves, 4 de abril de 2013

Cupcakes de calabacín y queso Mascarpone

Cuando leas el nombre de la receta, seguro que pondrás una cara rara.., ¿de calabacín?, pues si, parece ser que no sólo se pueden hacer bizcochos donde la protagonista sea la zanahoria, como algo extraordinario, si no que hay todo un mundo de posibilidades, las cuales pienso explorar. Y explorando, encontré una página llamada cocinando entre olivos, donde vi un maravilloso bizcocho de calabacín. Me inspiré y creé estos mágníficos cupcakes. Está claro que quien no quiera hacer cupcakes de calabacín, podrá utilizar la misma receta para hacer un bizcocho espojosísimo, sanísimo y sabrosísimo. Asi que, cambia la cara, y atrévete con todo!! Pruébalo, pruébalo, pruébalo!!!





Para realizar esta receta necesitamos:

250 gr. de calabacín
150 gr. de azúcar blanca
3 huevos
70 gr. de aceite de girasol
170 gr. de harina de trigo
1 sobre doble de armisen o en su defecto, 10 gr. de levadura química
1 pizca de sal
1 cucharadita generosa de canela en polvo
1 cucharadita de jengibre en polvo

Para la cobertura:

250 gr. de queso Mascarpone
1 cucharada y media de leche semidesnatada
10 cucharadas de azúcar glass
1 cucharada de maizena (y un poco más si ves que no sigue muy líquida la crema)

Receta:

Precalentamos el horno 160ºC, ventiladora arriba y abajo. Picamos el calabacín. Batimos los huevos con el azúcar hasta tener una textura homogénea, incorporamos el calabacín. Añadimos el aceite y mezclamos bien. Incorporamos la harina, los sobres de armisen, la sal, la canela y el jengibre. Aunque veas que queda un poco líquida, no te preocupes, y vierte sobre cada cápsula la mezcla, hasta la mitad. Lo tendremos en el horno unos 20 minutos, como siempre, comprobamos con un palillo que no mancha y ya estarán listos. Los dejamos enfriar sobre una rejilla y vamos con la cobertura. Para ello necesitamos un recipiente y unas varillas manuales, remueve lentamente el Mascarpone, añade la leche, sigue removiendo, añade el azúcar glass, seguimos removiendo y por último la maizena, yo puse una cucharada y un poco más, hasta que vi que la textura era buena para manga pastelera. Después a la nevera unos 30 minutos. Pasado este tiempo, con una manga pastelera decora a tu gusto.