lunes, 13 de febrero de 2012

Rosquillas caseras

No me digáis que no os apetece hacer unas rosquillas, esas rosquillas de la infancia, que seguramente tod@s hemos comido alguna vez, independientemente de la edad que tengamos cada uno.
Como las rosquillas echas en casa, nada de nada. Yo recuerdo que cuando era pequeña, me comía la masa de las rosquillas aún cruda, ¿y tú?













Para realizar esta receta necesitamos:

1/2 kg de harina (deja el paquete cerca que necesitarás más)
100 ml De aceite de girasol y más para freír
2 Huevos (yo usé tamaño M)
1 Cucharada de postre de Levadura Royal o de la marca que tengáis de este tipo
220 gr de azúcar y más para decorar
1 pizca de sal
1 Chorrito de jugo de limón
1 Chorrito de licor (yo usé Licor de Crema Catalana, era el que tenía por casa y quise probar, si es más fácil para ti, puedes usar Anis o lo que pilles, por probar...)

Receta:

En un bol echamos el azúcar, los huevos, el aceite, el chorrito de licor y el chorrito de limón, removemos bien hasta que se integren todos los ingredientes. A esta misma masa echamos la mitad de la harina, la pizca de sal y la levadura, mezclamos todo y seguimos echando harina hasta que veamos que con la cuchara ya no podemos remover más, es momento de poner la masa en la encimera e ir amasando, hasta que No se nos pegue la masa en las manos, para ello, iremos echando más harina, probablemente necesitarás más de lo que te indiqué al principio, pero poco a poco conseguirás una bola como refleja la foto. Mientras vamos haciendo las anillas, ponemos una sartén a calentar con abundante aceite de girasol. No debe estar muy caliente, ya que podemos correr el riesgo de que se quemen por fuera y queden crudas por dentro, yo lo puse a fuego medio, dejé una anilla dentro, y en el momento que vi que empezaba a freírse eché las siguientes. Fríelas hasta que se doren (estate pendiente que luego se hacen más rápido al estar el aceite más caliente). A medida que vayan saliendo, les puedes echar azúcar por encima. Te van a salir un montón, así que, puedes ponerte a repartir rosquillas. ¡A Comer!