jueves, 1 de marzo de 2012

Twix (galletas de chocolate y caramelo) caseros

Esta entrada se la dedico a todos los locos por los Twix y los Mars, y con vuestro permiso, en especial a mi hermana Mayte, estoy convencida de que cuando vea publicada esta receta, me llama diciéndome que mañana la hace. Espero que os guste...

Hacemos una bola con los ingredientes

La repartimos en 2 moldes, pinchamos con un tenedor y al horno

Dejamos enfriar 

Al fuego, mezclamos el resto de ingredientes

Hasta conseguir una textura similar a esta

Vertemos en los 2 moldes y a enfríar

Uno de los moldes lo cortamos en porciones

Sobre una rejilla las bañamos con chocolate

En el otro molde vertemos chocolate fundido y a enfríar

Desmoldamos


Cortamos en porciones, es otra forma de hacerlo





Para realizar esta receta necesitamos:

Para hacer la galleta:

125 gr. De mantequilla del tiempo
4 cucharadas soperas de azúcar moreno
175 gr. De harina de trigo

Para el caramelo:

1 Bote pequeño de leche condensada (unos 390 ml aprox.)
55 gr. De mantequilla del tiempo
4 Cucharadas de azúcar moreno

Para la cobertura:

2 Tabletas de chocolate con leche (150 gr. por tableta)

2 moldes de aluminio desechables de Mercadona (capacidad para 1 litro)


Receta:

Precalentamos el horno 190º. En un bol tamizamos la harina y la mezclamos con la mantequilla (lo puedes hacer con las manos). Una vez que se haya mezclado, le añades las cucharadas de azúcar moreno y amasas hasta conseguir una bola. Ahora divide la bola en 2 partes y distribuye cada parte sobre los dos moldes, presiona, que queden bien cubiertos. Finalmente pincha la masa con un tenedor e introdúce los moldes al horno unos 20 minutos. Una vez que estén, déjalos enfríar. 
Ahora que se han enfriado los moldes, vamos a hacer el caramelo, ponemos al fuego la mantequilla, el azúcar y la leche condensada, con unas varillas removemos hasta que hierva. Bajamos el fuego y removemos sin cesar unos 10 minutos. Transcurrido el tiempo, vertemos el caramelo sobre los dos moldes y lo dejamos en el interior de la nevera para que enfríe. Ahora lo puedes hacer de dos formas, o bien rompes los moldes, cortas porciones y bañas las porciones con el chocolate fundido (luego lo dejas enfríar en la nevera), o echas el chocolate fundido sobre los dos moldes, los metes en la nevera y cuando estén fríos cortas las porciones (este es menos pringoso). Pues nada, ¿vamos con ello no?. ¡A Comer!